“¿POR QUÉ NO HA DE VENIR BIEN UNA PANDEMIA QUE NOS LLEVE A LOS DOS MILLONES DE VIEJOS MAYORES DE SESENTA AÑOS?”

Escritor cubano Pedro Junco critica entrada de turistas a Cuba ante avance del coronavirus

Henry Constantín

Foto: Inalkis Rodríguez

En un mensaje cargado de ironía y publicado en su perfil de Facebook, el escritor Pedro Junco López criticó la entrada a Cuba de turistas extranjeros -en plena crisis mundial por el coronavirus- especialmente el ingreso del crucero británico MS Braemar. “¿Por qué no ha de venir bien una pandemia que nos lleve a los dos millones de viejos mayores de sesenta años?”, dijo en su post, ante la alarmante proporción de personas de esa edad que sucumben al COVID-19, y el estado de indefensión frente a la pandemia en que se encuentran muchísimos ancianos en Cuba.“¿Por qué cerrar la entrada de visitantes ultramarinos a nuestro país si en ello va el éxito de nuestra economía?” expresa el texto, aludiendo a que la razón principal de las autoridades cubanas para no impedir la entrada del turismo extranjero es el deseo de ellas de proteger sus ingresos económicos y evitarse la disyuntiva, ante una crisis financiera más fuerte de la que ya atraviesan, de emprender reformas que abran la estatizada economía cubana.El escritor, de 72 años, vive en Camagüey, ciudad que ya reportó el primer caso de enfermo por COVID-19 el pasado martes, un cubano residente en el reparto Jayamá y que trabajaba en un crucero.“Ante la disyuntiva de morirnos de hambre debido al cierre de la riqueza que el turismo aporta al País y sucumbir en tendales por la infección del siglo, la solución radica en esta última determinación” dice el texto publicado por el premiado narrador principeño, cuyas novelas y cuentos suelen mezclar testimonios del propio autor narradas con picardía, erotismo y encubiertas críticas a la realidad social de Cuba.Pedro Junco es además miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y su libro “La furia de los vientos”, que fuera galardonado con el Premio David y cuenta con varias ediciones a la fecha, es precisamente un testimonio sobre los desastrosos efectos de otro fenómeno ambiental en Cuba, el Ciclón del ‘32.

Con algunas de las consignas más socorridas de las autoridades cubanas, Junco concluyó sarcásticamente su post: “La dotación de cubanos sobrevivientes continuará lista a pensar como País y dispuesta a dar su vida por la Revolución y el socialismo. Será la historia quien diga la última palabra.”Hasta el momento de publicarse esta nota, las autoridades cubanas se niegan a cerrar el país al turismo extranjero —a pesar de las numerosas voces que lo han solicitado y de una campaña online de recogida de firmas— como primera medida de contención de la epidemia en un país con una crisis grave de alimentos, productos de aseo y medicinas.“Gracias deberíamos dar por haber vivido sesenta años dentro de una Revolución que nos enseñó a leer y escribir, que ofreció las consultas médicas a todos por igual y que ahora, como colofón, nos invita al entierro”, escribe Junco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *