ETECSA, EN LÍNEA CON EL MUNDO Y DESCONECTADA DE SU PUEBLO

Freyser Martinez
Foto: Henry Constantin

La etiqueta #BajenLosPreciosDeInternet removió el piso virtual de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA) entre el 30 de mayo y el primero de junio pasados en una protesta convocada por usuarios y medios independientes del país. La cifra de 21 896 tuits en solamente las primeras veinticuatro horas, da muestras de la indignación del pueblo, que a pesar de la censura brutal que establece el reciente decreto 370, emplaza a la empresa para reclamar sus derechos: básicamente, mejoras en los servicios y unos precios más asequibles al cubano.

La entidad respondió arremetiendo contra sus clientes, utilizando para ese propósito a sus trabajadores, cuyas cuentas en las redes sociales se llenaron de etiquetas como: #Cubainformatiza, #Etecsaesdelpueblo, #vamospormas, #masinternetvsbloqueo… Mientras tanto, sus funcionarios hacían oídos sordos y la prensa oficial tocaba el tema con pinzas, presentando alguna que otra diatriba sin soluciones.
Para un mejor entendimiento del sentido de la protesta de mis compatriotas, quiero contrastar el precio de la conexión a internet en Cuba con el de algunos países con los que he interactuado.

Las alternativas para navegar en la red de redes en nuestro país son tres: los paquetes de datos móviles, la tecnología WiFi y el Nauta Hogar. Los primeros comprenden ofertas entre los 400 MB (5.00 CUC) y 4 GB (30.00 CUC) para la conexión 3G, además de dos opciones en la 4G de 6.5 GB (35.00 CUC) y 10 GB (45.00 CUC), válidos por 30 días, y con la adición de un bono —cuestionado por varios clientes— para los afortunados que alcanzaron las tarjetas USIM necesarias para conectarse en la 4G —en Camagüey, por ejemplo, no hay. En Cuba no existen zonas públicas de conexión WiFi gratuitas, de modo que irse a un parque te cuesta a razón de un CUC la hora, por tarjetas de recarga. Si tienes telefonía fija puedes adquirir un módem, el conocido Nauta Hogar, con el cual debes pagar, solo por la opción más barata, 15.00 CUC de duración mensual, lo que equivale a unas treinta horas para el consumo de los internautas, que durante la epidemia de la Covid-19 se extendió a cuarenta horas. Una vez expirado este tiempo, puedes comprar tarjetas de recarga por el costo de 0.50 CUC la hora. Nótese que ya el precio de este último servicio equivale a la totalidad del salario mínimo de un trabajador cubano, cuando solo adquirir una tarjeta SIM cuesta 40.00 CUC.
En Serbia, un país centro europeo en vías de desarrollo, operan diversas compañías privadas, por ejemplo: MTS, Telenor Serbia y VIP Mobile. De ahí la variedad de ofertas y precios: 1GB a 4.00 euros (4.51 USD), 2 GB a 6.00 euros (6.78 USD), 2.5 GB a 9.00 euros (10.17 USD), etc. Con una tarjeta SIM por el precio de 5 euros (5.65 USD) y sin contratos —simplemente, paga y se la lleva— puede acceder a tales propuestas. En mi estancia en Belgrado el año pasado, compré una VIP y al activarla podía disfrutar de llamadas y SMS ilimitados, además 2 GB de datos adicionales para la navegación en internet. Para que tengan una idea, el salario mínimo en este país eslavo es de 200.00 euros (226.19 USD), aproximadamente. Me hospedé en un hotel cuya WiFi es gratis las veinticuatro horas del día y alcanza hasta 50 metros a la redonda. En mi deambular por el boulevard me percaté de que todas las tiendas poseen WiFi gratis y sin contraseña. El aeropuerto ofrece una hora gratis de conexión y del mismo modo el aeropuerto internacional de Moscú-Sheremétievo, donde hice escala de regreso a La Habana.

Otro país que he visitado, Colombia, cuenta con nueve compañías de telefonía móvil: Claro, Avantel, Flash, DirecTV, ETB, Movil Éxito, Virgin Mobile, Tigo-UNE y Movistar. En todas las SIM cards están cuestan lo mismo: 1.00 USD y se adquieren en puntos de la ciudad de Bogotá sin necesidad de firmar papeles burocráticos. Usted puede elegir entre 1GB a 4.18 USD y 2 GB a 6.26 USD. Estas ofertas incluyen llamadas y mensajes ilimitados dentro del país. Los hoteles y el aeropuerto internacional El Dorado brindan una hora de conexión gratis. El salario mínimo de los colombianos es de 337.50 USD.

Para no ser exhaustivo les hablaré de un último caso. Brasil, un país cuyo salario mínimo ronda los 200.00 USD, destaca por estos días de aislamiento social con sus “paquetazos familiares” de 500 MB a 3.71 USD, 800 MB a 4.63 USD, 1 GB a 5.56 USD … que contienen WiFi pre paga en el hogar, horas de televisión satelital, juegos de consola conectados para los menores de casa, y otras ventajas.
Quise preguntarle a la presidenta ejecutiva de ETECSA, Mayra Arevich Marín, cuánto dinero ingresa la empresa anualmente, pero en su cuenta de Twitter es imposible enviarle mensajes privados; en Messenger no aparece la funcionaria, menos en la red social Facebook. Ante la imposibilidad de contactarla busqué información googleando. Las cifras de esta sociedad anónima estuvieron en el orden de los 61 millones 398 mil unidades monetarios en divisas extranjeras entre diciembre y junio de 2018, según estudio realizado por el Licenciado en Ciencias Informáticas Luilver Garcés Briñas. Al cierre del 2019 existían en Cuba un total de 5.56 millones de líneas móviles, 2.5 de las cuales se conectan a internet mediante paquetes de datos de entre 7.00 y 30.00 CUC. El Director de Servicios Móviles de ETECSA, Frank Pavón Carbonell, publicó en su cuenta de Twitter que hasta el 28 de junio de 2019 se habían vendido 13.5 millones de tales paquetes. Un aproximado arroja la cantidad nada despreciables de 94.5 millones de CUC entre enero y junio de 2019. Por su parte, Cubadebate publicó un artículo del periodista Oscar Figueredo Reinaldo, con fecha del 29 de mayo de 2020, en el que se muestra una cifra interesante, refiere que más de un millón de cubanos hacen uso de la tecnología 4G. No hace falta un matemático para percatarse de lo lucrativo del negocio.

Hay mucha tela por donde cortar. Mientras que en otros lares la competencia acarrea beneficios para todos, la única compañía telefónica de nuestro país se convierte en un emporio a costa del pueblo, que no le queda más remedio que acudir a esa solitaria y desventajosa propuesta. Ofertas, diversidad de precios y mejores servicios son y serán un reclamo constante de la sociedad cubana que se empeña en informatizarse y abrirse al mundo, cuando los que promueven este slogan se mantienen impasibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *