POETA CUBANO RESPONDE A MARIELA CASTRO A NOMBRE DE LA VIRGEN DE LA CARIDAD

✍🏻 Henry Constantin
📷 selfie de Ghabriel Pérez

El poeta Ghabriel Pérez de Holguín publicó hoy en su perfil de Facebook una carta a Mariela Castro, en la que, escribiendo a nombre de la Virgen de la Caridad del Cobre, llama a la funcionaria política cubana a respetar a todos los cubanos por igual, y a dar muestras de verdadero arrepentimiento ante diferentes actos de hostilidad del régimen cubano a la Iglesia Católica y los símbolos cristianos.

La misiva, dada a conocer en la mañana de este lunes, vísperas de la celebración el 8 de septiembre en la que miles de cubanos celebran el día de la Virgen de la Caridad del Cobre -también conocida como la Virgen María, Cachita u Oshún- fue publicada por su autor como respuesta a un tweet en el que la hija de Raúl Castro y diputada de la Asamblea Nacional agradecía a la deidad su protección a Fidel Castro y la Revolución Cubana, y aseguraba que “#oshún no aceptará ofrendas de mercenarios y traidores”.

En su post, Ghabriel Pérez, quien es holguinero y reside en esa ciudad, recuerda varios actos de hostilidad del régimen de Fidel Castro contra la Iglesia Católica, como la expulsión de monjas y sacerdotes y el cierre seguido muchas veces de confiscación de “todas las instituciones benéficas, educativas y culturales” en los años sesenta, las críticas a la Biblia, la prohibición de la palabra Dios en los medios de difusión masiva, y la calificación de mercenarios por parte de las autoridades cubanas a todos los obispos católicos, por ser firmantes de la carta pastoral “El amor todo lo espera”.

“Para creer en tus palabras necesito que le devuelvas al pueblo de Antilla (Holguín) la capilla con mi imagen que el señor para el que me pides protección mandó hundir con una buldócer en la Bahía de Nipe hace 60 años”, le dice en esta carta de Ghabriel Pérez la Virgen de la Caridad a Mariela Castro.

Los ataques de Mariela Castro a quienes llama mercenarios son parte de la reacción gubernamental contra la iniciativa lanzada por opositores cubanos desde fuera y dentro de Cuba a participar en la que llaman Revolución de los Girasoles. Esta convoca a que los cubanos muestren su inconformidad con la situación del país usando en la calle, las puertas de sus casas y en sus redes sociales la flor tradicional de las ofrendas a la Virgen del Cobre, el girasol.

Mientras en las redes ya se reportan los primeros arrestos y empiezan a circular las fotos de activistas golpeados por repartir girasoles, la Virgen de la Caridad en la carta de Ghabriel le dice a Mariela Castro: “Te pido encarecidamente que aprendas a aceptar como hermanos de una misma Cuba, en igualdad de derechos, a esos a los que llamas “mercenarios”.

Publicamos aquí la carta íntegra:

CARTA DE LA VIRGEN DE LA CARIDAD
A MARIELA CASTRO ESPÍN

Distinguida señora que a mí te diriges devotamente, para creer en tus palabras necesito que le devuelvas al pueblo de Antilla (Holguín) la capilla con mi imagen que el señor para el que me pides protección mandó hundir con una buldózer en la Bahía de Nipe hace 60 años, el mismo que expulsó de la Isla a cientos de curas y monjas. Y cerró todas las instituciones benéficas, educativas y culturales de la Iglesia cristiana. Y condenó la Biblia. Y prohibió incluso que la palabra DIOS fuera dicha en los medios de difusión masiva durante décadas.

Explícame por qué tanto odio entonces contra mi inofensiva imagen y las de otros santos cristianos. Y aclárame por qué confías tanto hoy en mi Iglesia al punto que tu televisión transmite una Misa. ¿Será que me has llenado los templos de súper agentes?

Para ti deseo, como para los opositores al régimen, vida eterna. Te pido encarecidamente que aprendas a aceptar como hermanos de una misma Cuba, en igualdad de derechos, a esos a los que llamas “mercenarios”. Todos son mis hijos.

Refresca tu memoria, hija mía, les llamaste así a todos mis obispos en 1993, cuando dieron a conocer para esta fecha la hermosa pastoral “El amor todo lo espera”.

Te envío esta misiva con Ghabriel Pérez.
Pero necesito que seas tú quien me haga acuse de recibo. Ansiosa esperaré por tu pronunciación. Gracias.»

Fin de la carta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *