SANCIONAN Y EXPULSAN A JEFE DE LA POLICÍA DE MANATÍ POR HACER “FIESTA” EN TIEMPOS DE PANDEMIA

✍️Inalkis Rodríguez Lora
📷 Neife Rigau (Archivo)


El jefe de la Policía Nacional Revolucionaria del municipio Manatí, en la oriental provincia de Las Tunas, fue sancionado y expulsado de su cargo días atrás, después de que a principios de este mes de octubre agentes del mismo órgano policial lo arrestaran mientras el funcionario se encontraba en el bar-restaurante conocido como El Ranchón.

Según publicó el manatiense emigrado Alberto Morejón en su página de Facebook Sin pelos en la lengua, el jefe policial castigado decidió en tiempos de pandemia hacer una fiesta en El Ranchón, local que está en la carretera de entrada a Manatí. El policía, conocido como teniente coronel Reynier, era de Vázquez, en el vecino municipio de Puerto Padre, también en Las Tunas. Una fuente consultada por La Hora de Cuba agrega que “al policía lo sacaron esposado de El Ranchón; estaba bebiendo, andaba uniformado y buscando problemas”. Varias fuentes de nuestro medio aseguran que el oficial había organizado allí una fiesta, lo cual, hecho en tiempos de pandemia, en los que ese tipo eventos está limitado, produjo su arresto.

No es la primera vez que ocurre algo parecido en Manatí. Días después de la muerte de Fidel Castro, en diciembre de 2016, y durante la prohibición nacional de celebrar fiestas o poner música alta en espacios públicos o privados de toda, un oficial con cargo de dirección en el Ministerio del Interior de la localidad tunera celebró el cumpleaños de su esposa con la participación de otros agentes. El hecho se hizo público porque el celebrante y otros agentes perdieron sus cargos y fueron expulsados de su trabajo, por violar el luto oficial.

Sobre el comportamiento y el castigo siguiente del teniente coronel Reynier, el mencionado comunicador manatiense Alberto Morejón agregó en su post: “Y ahí está el Jefe de la Policía de Manatí sancionado y expulsado por cometer esos delitos, que hasta casa le habían dado mientras muchos obreros viven en condiciones precarias. Y después los escuchas dando odas de revolución, sancionando a diestra y a siniestra, hoy está bebiendo el trago amargo de todos esos que un día él enjuició y sancionó.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *