SEVILLA, UN PUEBLO AL MARGEN DE SANTIAGO DE CUBA

✍️ 📷 Frank Lahera

Sevilla es un pequeño pueblo localizado a cinco kilómetros aproximadamente de la ciudad de Santiago de Cuba. A él se llega por la carretera a Siboney.

Este poblado es una prueba de subsistencia en condiciones precarias, pues se compone de asentamientos dispersos. En su interior el lugar se empina al adentrarse en la montaña, en la que se pierden de vista las casas entre la tupida vegetación y la orografía zigzagueante del paisaje.

Estrechos senderos indican el camino hacia la cima de la montaña y por ellos puedes encontrarte con pobladores que viven en los recovecos del camino empinado. El acceso con vehículos se torna casi imposible debido a la escasez del asfalto en la zona.

Lo que distingue a Sevilla, y la razón de vivir de muchos de sus habitantes, es su riqueza natural. Atravesado en la montaña por el río Soledad, este pueblo-bosque alberga las ruinas de los que fueron los cafetales Soledad y Santa Ana, patrimonios de la historia cafetalera desarrollada por los emigrantes franceses en la zona durante la época colonial, ruinas hoy lamentablemente abandonadas a su suerte por las autoridades, desconocidas para muchos y amenazadas con ser tragadas completamente por la vegetación.

En la cima se descubre la Cueva del Chivo, que sirve de resguardo y mirador natural, asombrosamente en incógnito para los emprendedores del turismo de montaña. Y mejor así.

Hospitalarios como el santiaguero legendario, sus habitantes mantienen viva la tradición del café, y sus apellidos de origen francés los delatan como herederos de aquel pasado tan rico en historia. En carretas o a caballo, o a pie, se les puede detener para preguntarles cualquier cosa del pueblo del que hablan con orgullo, a pesar del aislamiento en el que viven con respecto a la ciudad de Santiago de Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *