EL DÍA INTERNACIONAL DE LA VERDAD QUE NOS OCULTAN

✍️ Henry Constantin
📷 Tomadas de Facebook

Hoy es el Día Internacional del Derecho a la Verdad en relación con Violaciones Graves de los Derechos Humanos y de la Dignidad de las Víctimas. Excelente día, Raúl Castro, familia y subordinados, para que recuerden todas estas verdades que nos deben explicar y reparar a los cubanos:

Necesitamos la investigación internacional y de la sociedad civil cubana sobre lo que ocurre dentro de las prisiones en la isla, especialmente el trato que han recibido los presos políticos.

Queremos que reconozcan la verdad y tomen medidas con los responsables aún vivos del hundimiento del remolcador 13 de Marzo, en el que fueron ahogados tratando de escapar de Cuba decenas de adultos y niños.

Ansiamos una investigación total sobre los maltratos y las ilegalidades de procedimiento de que han sido víctimas miles de cubanos durante décadas, a manos de la Policía Nacional Revolucionaria y la Seguridad del Estado, dentro y fuera de sus dependencias. Queremos saber qué agentes han autorizado, cometido y protegido estos delitos, que se les sancione y que el estado genere mecanismos independientes, eficaces y transparentes para impedir, denunciar y castigar esas conductas en el futuro.

Queremos saber la verdad sobre la intervención del estado cubano -especialmente de su espionaje- en Venezuela, y su rol en las torturas, ejecuciones, encarcelamientos y otras graves violaciones de derechos humanos denunciadas por la ONU.

Exigimos información sobre el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate, y el asesinato incluido de sus tripulantes.

Exigimos conocer los detalles y que haya rectificación de los esquemas represivos que el estado cubano ejecuta contra la sociedad civil cubana, especialmente –pero sin excluir a los demás- los que en los últimos tiempos han sufrido miembros de la Unión Patriótica de Cuba, la prensa independiente, el Movimiento San Isidro, las Damas de Blanco y otros grupos.

Queremos que el estado divulgue todo lo relacionado que obra en poder del Minint, sobre las muertes violentas del líder disidente católico Oswaldo Payá y de su acompañante Harold Cepero.

Demandamos del estado una investigación completa de las sentencias a muerte aplicadas en Cuba en los últimos 62 años, sobre todo aquellas dadas por motivos políticos. Exigimos información sobre sus responsables, así como también sobre las víctimas, sus lugares de entierro cuando estos no son visibles o públicos, la reparación moral y material a sus familiares y la publicación de toda la información secreta estatal relacionada con ellas. Específicamente, exigimos la verdad sobre los “paredones” de los años sesenta -el fusilamiento de miembros de las guerrillas rurales y de la lucha clandestina anticastrista-, la causa 01 tras la que fueron fusilados el general Ochoa y oficiales del Ministerio del Interior en 1989, y la pena de muerte aplicada a tres cubanos solo por secuestrar incruentamente la lancha de Regla en 2003.

De igual modo, exigimos información sobre las muertes en circunstancias sospechosas, de altas figuras del régimen cubano, como el comandante Camilo Cienfuegos en 1959, y el exministro del Interior José Abrantes, fallecido en prisón 30 años después.

Buscamos escuchar el reconocimiento del estado sobre las UMAP, los detalles en cuanto a responsables y ejecutores, así como toda la documentación interna sobre el tema.

Exigimos conocer todo lo relacionado con el control a los trabajadores y campesinos cubanos, así como las estrategias de castigo aplicadas por sus superiores a los inconformes con decisiones superiores.

Demandamos la verdad sobre las políticas de represión en las universidades amparadas en el lema “la universidad es para los revolucionarios” y otros centros estudiantiles cubanos, con énfasis en conocer toda la información sobre espionaje y procedimientos de control, persecución y sanción a estudiantes y profesores molestos para las autoridades.

Exigimos toda la información relativa a jóvenes muertos o incapacitados por razón de su paso por el servicio militar obligatorio.

Exigimos la publicación de toda la verdad sobre la esclavitud de médicos y otros profesionales y técnicos en Cuba, que son sometidos en la isla a condiciones paupérrimas de trabajo y salarios pobrísimos, con el fin de obtener su disposición a trabajar en el extranjero. Queremos que se revelen las cifras de dinero recibidas por las autoridades cubanas, y las que se les entregan en realidad a estos trabajadores, así como los mecanismos de control que el estado aplica sobre los salarios de dichos trabajadores y sobre ellos mismos en el extranjero.

Exigimos explicaciones públicas sobre las miles de condenas en Cuba sufridas por personas molestas a la dictadura. Sobre todo, queremos la verdad detrás de los juicios de la Primavera Negra, en 2003, así como la explicación completa sobre el funcionamiento politizado y subordinado a gobierno y policía secreta del sistema judicial cubano desde 1959.

En fin, que en Cuba necesitamos un ejercicio descomunal de confesión, verdad, transparencia y reparación de la dignidad de cientos de miles de víctimas –algunas, lamentablemente- solo representadas por sus familiares. Ningún ordenamiento económico ni político ni de ningún tipo va a funcionarle a un país donde el estado, masivamente y desde hace décadas, comete y no rectifica ni pide perdón ni repara delitos de los más graves para los seres humanos, contra su vida, su paz y su libertad, y a la vez, les esconde a todos lo más importante para la confianza y las buenas relaciones entre las personas: la verdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *