CUBA, EL PEOR LUGAR PARA ENFERMARSE

✍️ Freyser Martínez

Padecer alguna enfermedad crónica en esta isla ahora mismo es sufrir por partida doble en este «paraíso» tropical. Y pasar por una de nuestras farmacias un jueves es ver cómo la aglomeración de personas está desde que aparecen los primeros rayos del sol. Allí los rostros son de ancianos o personas con enfermedades, todos muy vulnerables ante un contagio con coronavirus .

La vida del cubano siempre se ha tornado blanco y negro. El día mejor, ese por el que nuestros abuelos y padres apostaron, es un poema inacabado. La cruda realidad contrasta con los idealismos y las consignas que piden más sacrificios. Yo me pregunto ¿será tan difícil encontrar un canal para que esas personas vulnerables, no continúen expuestas al contagio? Un medicamento que puede ayudar a mejorar, o soportar un padecimiento crónico, no debe ser la causa de la muerte.

Lo de las farmacias no es de ahora, hace mucho tiempo persiste y la solución al parecer, no aparece, o no la quieren dejar asomar. Cabe preguntarse si alguien disfruta de este performance.

En realidad, deberíamos en esta isla aprender a cuidar de nuestros ancianos, que son la mayor parte de quienes se juntan en las colas de las farmacias. Muchos de ellos se preguntan ¿para qué está el tarjetón? Si no van ese mismo día jueves, cuando llegan las pocas medicinas asignadas a la farmacia, muy probablemente no encontrarás luego. ¿Entonces para que ese cartón? Debería el estado garantizar que mi medicamento y el suyo estén allí sin ser tocados, por un tiempo determinado. Pero la realidad es otra, se terminan rápido, entonces el cubano tiene que seguir minimizado en otra cola, esta vez para aliviarse.

El ministerio de Salud Pública puede, y de eso no me cabe dudas, lograr que los medicamentos de esas familias lleguen si no hasta su casa al menos a la cuadra. ¿Cuántos jóvenes del servicio militar quizás marchando y chapeando en una unidades militares? ¿Cuántos voluntarios de la Cruz Roja tenemos y cuántas personas estarán dispuestos a ayudar a que nuestros abuelos no tengan que hacer una larga cola desde el amanecer?

No hagamos más agónica la vida de los cubanos, busquemos iniciativas y enterremos burocracia, desidia e ineficiencia que solo nos atrasan y condenan.

📷 Ancianos y otras personas en colas en diferentes farmacias de Camagüey durante el día y la noche (Neife Rigau).

✅ Síguenos en Twitter (LaHoradeCuba20), en nuestro canal de Telegram (lahoradecuba) y en Instagram (La Hora de Cuba)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *