“LA POLICÍA LLEGA Y LO COGE EN LA PUERTA DE LA IGLESIA”, DECLARA A LA HORA DE CUBA JOVEN QUE NEGÓ ENTRADA A OPOSITOR CON UNA CRUZ “POR EL PUEBLO DE CUBA”

✍🏻 Henry Constantín
📷 Imágenes de Inalkis Rodríguez y tomadas del perfil en Facebookde Bárbaro de Céspedes

• “Si a mi iglesia llega alguien pagando una promesa con una cruz a cuestas un Viernes Santo, lo mínimo que haría sería acogerlo y escucharlo”, dice el sacerdote Rolando Montes de Oca, sobre los hechos.

• Sigue sin saberse nada de Bárbaro de Céspedes, el activista al que se le negó la entrada con su cruz.

El activista camagüeyano Bárbaro de Céspedes seguía con el móvil apagado en la noche de este Viernes Santo, tras ser detenido en la puerta de la iglesia camagüeyana La Merced cuando intentó entrar al templo cargando una cruz de madera, con el pecho descubierto y una bandera cubana pintada en él. El arresto se produjo inmediatamente después de que una joven de la comunidad católica le negara la entrada al opositor, bajo el pretexto de que “sin camisa no podía entrar al templo”. Todo esto quedó evidenciado, menos la detención policial, en una trasmisión en directo hecha por el activista desde su perfil de Facebook, cuyo video íntegro reproduce nuestro medio.

En conversación telefónica con La Hora de Cuba, Lisandra Peguero, la joven que en el interior de la iglesia, negó la entrada a De Céspedes, afirma solo saber que “lo montaron a la patrulla, y ya. Yo estaba hablando tanto con él, que no sé ni cuándo llegó la patrulla (…) La policía llega y lo coge en la puerta de la iglesia”.

Bárbaro de Céspedes, que se hace llamar El Patriota, acudió en la parte trasera de un camión, poco después de las 11:30 am hasta cerca de la Plaza de los Trabajadores, donde se encuentra la Iglesia La Merced. Mientras el vehículo recorría las calles del centro de Camagüey, el activista camagüeyano explicaba detalles del gesto que iba a realizar. Ya caminando a una cuadra del templo, en el corazón de Camagüey -que se encontraba vacío por ser feriado, mediodía y limítrofe con áreas cerradas por las medidas anticoronavirus- el activista declaró “Por el pueblo de Cuba… yo arrastrando la cruz, la cruz del comunismo (…) Que viva Cuba libre señores, esto es por Cuba, por mi país”. La cruz que cargaba traía la inscripción “61 años de revolución”.

Pero Bárbaro no pudo colocar la cruz “para siempre” en el interior de la iglesia –como había asegurado era su intención- porque una joven presente en el interior del templo, identificada como Lisandra Peguero, le impidió pasar bajo el pretexto de que . Instantes después, al arribar una patrulla de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), De Céspedes le pide a la joven y otras personas presumiblemente miembros de la comunidad católica en el lugar, que tomen su teléfono, pero estos se niegan. “No, no, no”, es lo único que se escucha ante la solicitud del opositor, y un momento después, la trasmisión se interrumpe. Inalkis Rodríguez, periodista de La Hora de Cuba que pasó casualmente minutos después por la Plaza de los Trabajadores, pudo constatar cómo dos agentes de la PNR caminaban llevándose la cruz, presumiblemente hacia el sector policial cercano a la Plaza del Gallo, mientras en las cercanías de la Merced se ubicaban otros policías y el automóvil rojo marca Lada que usa el jefe de Enfrentamiento a la Contrarrevolución en la provincia, el oficial de la Seguridad del Estado alias Kevin.

Las reacciones inconformes de varias voces católicas relevantes, no se han hecho esperar. El vicerrector del Seminario San Agustín, en Camagüey, sacerdote Rolando Montes de Oca,declaró a La Hora de Cuba que “Es verdad que en condiciones normales a una iglesia no se debe entrar sin camisa, pero si a mi iglesia llega alguien pagando una promesa con una cruz a cuestas un Viernes Santo, lo mínimo que haría sería acogerlo y escucharlo. Es hijo de Dios, y trae una intención que al menos para él es importante”. Por su parte, el sacerdote del poblado Lugareño, Fernando Gálvez, ante el pretexto de la joven para negar la entrada al opositor, aseguró en Facebook que “Cristo padeció y cargó la Cruz desnudo. Atentos a los signos de los tiempos, porque en afrontarlos correctamente nos jugamos la salvación”.

La activista residente en México, Anamely Ramos, en su perfil de Facebook, razonó que “Si era tan imposible que él entrara sin cubrirse el pecho (…) entonces al menos tenían que haber aceptado la cruz y ponerla ellos, ser las manos y los pies de esa persona que acudió allí en busca de refugio y ayuda.”

“Queriendo pensar bien, opino que fue la reacción miedosa de alguien que prefiere arriesgarse a equivocarse contra el opositor que a favor, por equivocarse a favor es peligroso”, agrega Montes de Oca, también párroco en la ciudad de Vertientes. Mientras, Anamely Ramos valora que “Cuba vive en una situación de crisis humanitaria y un estado de terror. Usted puede elegir estar de espaldas a eso y asumir en su conciencia esa decisión. Pero no puede hacerlo al estar en la puerta de un templo permitiendo o no el acceso. En ese momento, ya usted no puede actuar a título personal”.

Bárbaro de Céspedes, que milita en la Hermandad Patriótica de Cuba (Hepacu) –fundada por él mismo- ha adquirido notoriedad en los últimos meses después de realizar varias protestassiempre trasmitidas en directo desde su perfil en Facebook. En el mes de enero cantó en la calle el Himno Nacional y repartió volantes con frases de José Martí. El sábado 27 de febrero, convocado por otros opositores que acudieron a su casa cuestionando su valentía y solidaridad con activistas arrestados, les acompañó varias cuadras del reparto Boves, entre gritos de Viva Cuba libre. Y el17 de marzo, recorrió varias cuadras de la calle Cisneros, hasta llegar a las afueras del edificio sede del gobierno municipal de Camagüey, con carteles que decían “Patria y vida” y “Viva Cuba libre”. Excepto la penúltima, todas las demás protestas han terminado en su arresto, sin cargos -hasta el momento- ni otra medida que el decomiso del celular con el que trasmite los hechos.

“El móvil al que usted llama está apagado o fuera del área de cobertura” es el mensaje que se ha escuchado todo el tiempo tras el arresto, cuando se llama al teléfono de Bárbaro de Céspedes, en esta noche de Viernes Santo de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *