ESTADOS UNIDOS Y UNA VEINTENA DE PAÍSES CONDENAN AL RÉGIMEN CUBANO POR ACCIONES VIOLENTAS DEL 11J

✍ Mario Ramírez
📷 Banderas tomadas de Wikipedia

El gobierno de Estados Unidos y otros veinte países se unieron este lunes en una declaración conjunta en condena al régimen cubano, tras las acciones violentas llevadas a cabo para sofocar las protestas pacíficas del 11 de julio. El documento exige a la isla, además, respetar los derechos de los ciudadanos y liberar a los detenidos en las manifestaciones.

«Nosotros, los Ministros de Relaciones Exteriores de Austria, Brasil, Colombia, Croacia, Chipre, República Checa, Ecuador, Estonia, Guatemala, Grecia, Honduras, Israel, Letonia, Lituania, Kosovo, Montenegro, Macedonia del Norte, Polonia, República de Corea y Ucrania y el Secretario de Estado de Estados Unidos, condenamos los arrestos y detenciones masivas de manifestantes en Cuba y exhortamos al gobierno a respetar los derechos y libertades universales del pueblo cubano, incluido el libre flujo de información a todos los cubanos», indica el texto emitido por el Secretario de Estado norteamericano Anthony Blinken.

Sobre los sucesos del 11J, los diplomáticos extranjeros —entre los que cabe destacar a varios latinoamericanos, que ya antes habían sacado sus condenas de manera independiente— estimaron que las manifestaciones pacíficas fueron «para protestar por el deterioro de las condiciones de vida y exigir cambios». En ellas, según los ministros, los ciudadanos cubanos «ejercieron las libertades universales de expresión y reunión, derechos consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, la Carta Democrática Interamericana y la Convención Europea de Derechos Humanos».

Miguel Díaz-Canel Bermúdez, mandatario no electo por vías democráticas en una nación que es miembro del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, llamó en ocasión de las manifestaciones a la represión violenta de las mismas, además de prometer no ser indulgente con los participantes. De esto último son constancia las más de 600 personas que reportan desaparecidas o detenidas las organizaciones de derechos humanos que trabajan de forma clandestina en el país, o la ocurrencia de procesos sumarios que han llevado a prisión a decenas de personas, sin presentar pruebas de culpabilidad y sin representación legal en sus defensas.

«Hacemos un llamado al gobierno cubano para que respete los derechos y libertades legalmente garantizados del pueblo cubano sin temor a ser arrestados y detenidos», dijeron más adelante los cancilleres, quienes instaron al régimen «a que libere a los detenidos por ejercer su derecho a protestar pacíficamente».

El comunicado también abogó por «la libertad de prensa y por la restauración total del acceso a Internet, lo que permite que las economías y las sociedades prosperen», ante los reiterados cortes y restricciones de conectividad a la red de redes durante y en días posteriores a las protestas, así como el bloqueo de medios que se han mantenido informando al respecto.

El análisis geopolítico del texto muestra a seis países del área de las Américas:
Brasil, Colombia, Ecuador, Guatemala, Honduras y Estados Unidos; 13 de Europa: Austria, Croacia, Chipre, República Checa, Estonia, Grecia, Letonia, Lituania, Kosovo, Montenegro, Macedonia del Norte, Polonia y Ucrania; mientras que dos, Israel y República de Corea, firmaron por Asia.

Esta declaración conjunta ha salido a la luz cuando miles de cubanos se encuentran reunidos frente a la Casa Blanca, en Washington, para exigir a la Administración Biden medidas más severas con la dictadura caribeña.

Precisamente, la semana pasada el Departamento del Tesoro de Estados Unidos añadió a su lista de nacionales censurados al ministro de Defensa cubano, Álvaro López Miera y a la Brigada Especial Nacional, conocidos como «boinas negras», por su protagonismo en la represión desatada el 11J, y la consiguiente «casería de brujas» de las autoridades contra participantes en las manifestaciones.

A pesar del rechazo de múltiples estados a las maniobras violentas de la dictadura y de las pruebas fehacientes de la represión, el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla reaccionó en Twitter al documento condenatorio exigiendo «al gobierno de EEUU presentar pruebas que demuestren las calumniosas acusaciones».

Con centenares de personas todavía en las cárceles de la isla esperando ser condenadas o cumpliendo ya sentencias arbitrarias por participar en las protestas, las veintiún naciones instaron al régimen «a que escuche las voces y demandas del pueblo», y advirtieron que «la comunidad internacional no vacilará en su apoyo al pueblo cubano y a todos aquellos que defienden las libertades básicas que todas las personas merecen».

✅ Síguenos en Twitter (@LaHoradeCuba20), Instagram (lahoradecuba) y en nuestros canales de Telegram y Youtube (La Hora de Cuba).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *