“11J ES EL PRINCIPIO DEL FIN DE ESTA DICTADURA”: ESCRITOR ÁNGEL SANTIESTEBAN PERMANECE CLANDESTINO TRAS PARTICIPAR EN LAS PROTESTAS

✍ Yunier Gutiérrez
📷 Ángel Santiesteban (foto de actualidad)

El reconocido escritor y ex-preso político cubano Ángel Santiesteban permanece viviendo de manera clandestina a un mes de su participación en las protestas antigubernamentales del pasado 11 de julio.

El día 12, según nos cuenta Santiesteban, la Seguridad del Estado (SE) fue a buscarlo para, como ocurrió con centenares de personas en el país, llevarlo tras las rejas. El escritor, sin embargo, logró adelantarse a los planes de sus represores.

Ese día había sido detenida Camila Acosta, corresponsal del medio español ABC y colaboradora del portal Cubanet, quien estuvo a su lado en las manifestaciones del 11J en la capital.

Pregunta (P): En estos momentos permanece clandestino. ¿Cuáles fueron las razones que lo llevaron a ocultarse luego de las manifestaciones pacíficas del 11J?

Respuesta (R): Continúo clandestino desde el día 12 [julio], después de varios operativos por secuestrarme. Desde entonces me he movido por varios lugares.
La primera razón fue que a Camila Acosta la habían detenido, y yo quería ayudar a denunciar esa injusticia. Y así hice hasta el 16, que la devuelven a casa. Luego tenía que entregar mi última novela y la estaba revisando, por lo que continué a marcha forzada para terminarla.

«Terminé de confeccionar una antología de mis cuentos para Alemania, y me estaban presionando. Ya la envíe también, y ahora preparo otro antología para España. El lunes comencé el guion de una película de Lilo Vilaplana. Te digo todo esto porque son proyectos importantes que debía y debo cumplir, y no soporto que por culpa de la policía política no se cumplan».

Ángel Santiesteban ya era considerado una «persona en riesgo» antes de estos sucesos, razón por la cual, y debido a su prominente obra literaria, se le otorgó el año pasado el Premio Internacional Václav Havel, concedido por República Checa.

En 2012 fue condenado a cinco años de privación de libertad en un juicio amañado por la SE, acusado por supuestos delitos de “violación de domicilio» y «lesiones”. La realidad fue que el escritor se había vuelto incómodo para el régimen, con su blog «Los hijos que nadie quiso», en el que criticó a las figuras de Fidel y Raúl Castro. Catalogado por varias organizaciones internacionales de derechos humanos como «preso político», continuó su obra desde la cárcel, en la que estuvo hasta mediados de 2015.

P: ¿Por qué la SE se aferra en localizar y detener a Ángel Santiesteban?

R: En principio porque me vieron en las imágenes de las manifestaciones. Después porque estaban presionando de todas las maneras posibles para desgastar a Camila, que se ha convertido en una piedra en sus zapatos. Luego, pienso yo, para “leerme la cartilla”. Ellos tienen que cumplir sus planes de acoso y chantaje, si no, ¿cómo justifican su salario de implementar el terror social?

P: ¿Puede cumplir sanción de privación de libertad en caso de ser delatado y capturado por el régimen?

R: No sé hasta donde ellos quieran llegar con su escarmiento conmigo. Lo que sé es que se tomaron mucho trabajo en intentarlo. Me tenían tres operativos en tres lugares diferentes.

«En el garaje donde guardo el auto, que está distante de la casa de Camila, y en el alquiler, donde el dueño me decía por teléfono que necesitaba hablar conmigo. Y el tercero en el parque donde habían secuestrado a Camila, y donde esperaba el padre de ella que yo fuera a recogerlo porque no es de esta ciudad [La Habana].

«Luego fueron a llevarme una citación verbal a mi casa, y han estado por el vecindario preguntando a los vecinos si me han visto. Entre otros intentos sospechosos, que también he evitado».

P: Tuvo la oportunidad de participar en las protestas populares. ¿Qué emociones vivió durante la concentración?

R: Fue importante sentirse al lado de las exigencias del pueblo al que pertenezco. Fue emocionante verlos sentir esos aires de libertad ciudadana, y exigir por los derechos individuales que nos secuestraron hace 62 años. Una sensación única y que sé infaliblemente que volverá a suceder, porque si algo hace este régimen es incitar al pueblo a que cada vez los odie más.

P: ¿En qué momento se percató de que la manifestación podría ser reprimida?

R: Me uní a las protestas en el Capitolio, íbamos pacíficamente y logramos llegar al parque Máximo Gómez, a la entrada del túnel de la bahía.

«Allí escucho que Díaz-Canel está hablando por la televisión. Un rato después, comienzan por un lado del muro del malecón los boinas negras a avanzar, y por el lado del Palacio Presidencial llegan ómnibus con decenas de personas, recuerdo que tenían pantalones verde olivo de militares y botas. Y desde allá, levantaban los palos que llevaban en las manos para amenazarnos.

«Comenzaron a apresar a varios, pues querían confrontación. Entonces le dije a Camila que como periodista tenía el deber de salvar aquellas imágenes y poder enviarlas a la redes. Y ella insistía en tomar más imágenes.

«Vi que podíamos subir una loma y bajar a la calle que entra al túnel y subir otra loma y salir hacia las calles de Cuba y Chacón. En el camino seguía tomando imágenes y hasta alguna entrevista hizo. Logramos salir y perdernos entre las calles angostas de esa parte.

P: A un mes de las manifestaciones populares, aún permanecen cientos de personas detenidas. ¿Cómo valora la posición que han asumido los llamados «gobiernos progresistas» y organizaciones internacionales con relación a las violaciones de los derechos de los manifestantes?

R: Creo que estas acciones le han hecho mucho daño a la imagen de la dictadura, sobre todo a los que aún querían creer en la bondad de la “revolución”. Hasta el gobierno de España, dirigido ahora por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), que se ha dedicado a cubrir a las dictaduras de izquierda, no le ha quedado más remedio que decir algunas palabras al régimen, pero no todas las que debería para tomar una posición frontal contra las violaciones de los derechos humanos.

«Aunque en su momento el nuevo ministro de Relaciones Exteriores de ese país se estrenó con un tuit pidiendo la liberación de Camila Acosta en una de sus tantas detenciones.

«Luego hemos sabido que, a pesar de la crisis económica, la dictadura compró a España armamento y medios de represión para la policía, porque esperaban que algo así ocurriese. Y España, el PSOE, es cómplice de los abusos del 11J.

«En general, muchos países han mostrado su desacuerdo con lo ocurrido. Pero se espera más de ellos, por respeto a sí mismos. Aún no han exigido al régimen que respete al mundo».

P: ¿Antes del 11J había participado en un levantamiento similar?

R: En 1994 —se refiere al «maleconazo»— quise unirme, pero lo supe tarde. Yo en ese entonces vivía en Luyanó, y siempre he escrito de madrugada y luego me levanto tarde. Cuando llegué a Paseo y Zapata, ya no dejaban cruzar. Lo más cercano que viví fue el 27N.

Santiesteban es autor de obras literarias reconocidas como «Los hijos que nadie quiso» (2001, Premio Alejo Carpentier del Instituto Cubano del Libro); «Dichosos los que lloran» (2006, Premio Casa de las Américas); «El verano en que Dios dormía» (2013, Premio Internacional Franz Kafka de Novelas de Gaveta, República Checa); «El Regreso de Mambrú» (2016), entre otras. En 1995 fue premiado por el gremio de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Graduado de cine, el autor de 55 años de edad es además periodista y guionista de cine, destacándose en este último renglón con el filme estrenado este año en Miami, “Plantados”, dirigido por Lilo Vilaplana, sobre el martirio de los presos políticos cubanos bajo la dictadura castrista.

P: Luego de las protestas, hizo pública la renuncia al premio de la UNEAC (1995). ¿Por qué desistió del galardón en este momento?

R: Desistí al premio UNEAC y al Casa de las Américas, porque dicen ser espacios de artistas y escritores, y no son más que brazos de persuasión y represión de los creadores. Así como la AHS [Asociación Hermanos Saíz]. A eso se dedican. A mantener a los artistas en la raya. Y cuando piensas diferente, entonces son los primeros que te atacan. Conmigo lo demostraron en su momento.
Me siento altamente avergonzado de haber pertenecido a la UNEAC y estar relacionado a Casa de las Américas por mis libros premiados en su momento.

P: ¿Considera que el 11J marcó un antes y un después en la historia de la nación cubana?

R: Estoy convencido de que el 11J es el principio del fin de esta dictadura. A pesar de la gran represión que acometen diariamente contra sus participantes, está por despertar ese volcán otra vez. Y esperemos que ocurra algo significativo.

P: ¿Cuál es la rutina de Ángel Santiesteban durante esta etapa de clandestinidad?

R: Me levanto tarde, me preparo algún alimento (no soy ducho en el arte culinario), luego comienzo a trabajar mi literatura, leo materiales convenientes para esa creación. Luego hago ejercicios y me baño. Me preparo otro alimento y continúo mi trabajo literario.

«Respondo o doy entrevistas, y así, trabajo casi hasta el amanecer. Tanto, que me gusta el deporte y no los vi, porque estaba inmerso en ese trabajo contra reloj, por temor a ser secuestro y no poder cumplir con los compromisos».

P: ¿Qué mensaje desea enviar a los cubanos dentro y fuera de la isla?

R: Mi mensaje es de optimismo. Nunca la dictadura estuvo tan cerca de su caída ni el pueblo de Cuba de su libertad. Que en cualquier punto de la geografía mundial, donde se encuentre un cubano digno, busque y se esfuerce por agregar su granito de arena, que por muy modesto que le parezca, es muy importante. Nosotros soportaremos el dolor de los golpes, pero afuera tienen que ser el eco de ese grito para que no sea en vano. Que Cuba es de todos sus hijos, por igual, y tenemos el derecho a defenderla para luego disfrutarla en armonía.

✅ Síguenos en Twitter (@LaHoradeCuba20), Instagram (lahoradecuba) y en nuestros canales de Telegram y Youtube (La Hora de Cuba).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *