ÚLTIMA NOTICIA: EN SUS CASAS CUATRO ACTIVISTAS DE CAMAGÜEY, TRAS 34 DÍAS DE DETENCIÓN POR PARTICIPAR EN EL 11J

✅ Son Marisol Peña, su pareja José Luis Acosta, Ediyersi Santana y Humberto Galindo –conocido como Kiko.

✅ Todos siguen bajo régimen de reclusión domiciliaria, mientras continúan acusados por le delito de “desorden público”.

✍ Henry Constantín

Ya están en sus casas, con sus familias, cuatro de los activistas camagüeyanos detenidos tras las protestas del 11 de julio. Marisol Peña, José Luis Acosta y Ediyersi Santana (del Partido Libertario Cubano) y Humberto Galindo (de la Unidad Camagüeyana) fueron excarcelados de los calabozos de la sede de Operaciones de la Seguridad del Estado en Camagüey esta mañana, tras 34 días de encierro.

Los opositores habían sido detenidos en sus casas el 12 de julio, a la mañana siguiente de las protestas, en todos los casos tras abrumadores operativos con decenas de agentes del Ministerio del Interior –entre individuos de civil del Departamento de Enfrentamiento a los Delitos Contrarrevolucionarios, oficiales de patrullas de la Policía Nacional Revolucionaria y Tropas Especiales.

Desde entonces, con excepción de unas horas en el primer día de detención en el caso de Galindo, todos habían permanecido aislados en celdas de la mencionada instalación de la Seguridad del Estado, conocida como Villa María Luisa, en el reparto Garrido, según contaron a nuestro medio en conversación telefónica, horas después de su liberación.

Como ha ocurrido con la totalidad de los detenidos devueltos a sus casas tras el 11J en Camagüey, los cuatro activistas salieron de los calabozos para pasar a reclusión domiciliaria. En el caso de ellos, la medida se les otorgó tras haberlo solicitado sus abogados, pues todos se encuentran aún acusados del delito de “desorden público” (capítulo I del título IV del Código Penal cubano), con sanciones que van desde la multa hasta cinco años de prisión.

Nuestro medio tuvo oportunidad de comunicarse con tres de los liberados, que respondieron con buen estado de ánimo, aunque molestos por el largo encierro que se les hizo padecer. Marisol Peña refirió haber estado encerrada durante los 34 días en una celda de 1 metro de largo por 1.70 metros de ancho, en donde no podía caminar, solo permanecer acostada, y que tuvo que hacerlo en el suelo por la suciedad del colchón que se le asignaba. A su celda no llegaba la luz solar, que refiere solo haber visto cuando la trasladaban a la enfermería del lugar. Tampoco se les permitía tener contacto entre ellos.

En Cuba, según organismos legales y de derechos humanos que han tratado de contabilizar los detenidos, quedan centenares de personas en prisión por haber participado en las protestas, así como algunos desaparecidos, de los que no se tiene ninguna información fiable desde el 11 de julio.

En la provincia de Camagüey siguen encarcelados, entre otros, el activista Bárbaro de Céspedes (en la prisión de Cerámica), detenido tras incitar en una directa por Facebook a que los cubanos salieran a la calle, el joven cuentapropista Ángel Véliz Marcano, y el opositor Virgilio Mantilla, quien fue condenado a nueve meses de prisión por el supuesto delito de desacato, tras haber incitado a protestar desde la puerta de su casa, en el poblado de Céspedes.

📷 Fotos anteriores a los sucesos, tomadas de los perfiles en Facebook de Marisol Peña Cobas, José Luis Acosta, Humberto Galindo y Ediyersi Santana, en ese orden.

✅ Síguenos en Twitter (@LaHoradeCuba20), Instagram (lahoradecuba) y en nuestros canales de Telegram y Youtube (La Hora de Cuba).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *