AZITROMICINA… SÓLO PARA HOSPITALES… Y NI ESO

✍ Mario Ramírez

Hace unos días el periódico oficialista Granma anunció que la Azitromicina, uno de los antibióticos más demandados por estos días, sólo será de uso hospitalario, específicamente para el tratamiento de las neumonías asociadas a la covid.

La nota aclara que, aunque se ha restablecido la producción del fármaco en UEB Novatec, perteneciente a la Empresa Laboratorios MedSol, actualmente no alcanza para abastecer a la red de farmacias del país, o así lo dijo a ese medio Rita María García Almaguer, directora de Operaciones y Tecnología de BioCubaFarma.

Según Granma, en estos momentos se producen al mes cerca de un millón de tabletas del medicamento, lo que rebasaría el plan normal de 536 111.

Sin embargo, y atendiendo a las cifras del Ministerio de Salud Pública, la cantidad de casos activos de covid en Cuba por mes en los últimos dos meses ha superado los 150 000 pacientes. Teniendo en cuenta que un paciente con covid debe permanecer en tratamiento antimicrobiano por al menos una semana, y que el antibiótico se suministra a razón de una cápsula diaria (500 mg), es fácil verificar que ni siquiera el millón de pastillas daría abasto para los hospitalizados por el SARS-CoV2.

Esto último explica el que centenares de cubanos publiquen en redes sociales sus demandas del fármaco para asistir a familiares ingresados o en sus propios casos.

Fuentes cercanas a este medio, que prefieren mantenerse en anonimato, han revelado que la dosificación de la Azitromicina en centros de aislamiento y hospitales en Camagüey se produce de manera irregular, atendiendo a la sintomatología y sólo cuando la neumonía es evidente. De forma similar sucede con medicinas como el Rocephin y el Interferón.

Otro capítulo amargo relativo a estos medicamentos es su comercialización en el mercado negro, con precios, para la Azitromicina, que oscilan entre 1 000 CUP por pastilla, hasta 12 000 por un blíster de seis cápsulas, según las mismas fuentes e informaciones publicadas tanto en la prensa independiente como la oficial, donde las autoridades cubanas lanzaron hace poco una campaña para procesar a los involucrados en tal negocio.

De uso polémico para muchos especialistas en el tratamiento de la covid, lo cierto es que la Azitromicina aparece en el esquema de combate a la enfermedad en casi la totalidad de los países del mundo. Pero la Azitromicina también se emplea contra el dengue, cuya proliferación en Cuba está opacada por el coronavirus, pero latente, así como en el zika y otras enfermedades pulmonares, que el verano y las condiciones climáticas agravan.

¿Qué hacer entonces cuando ni siquiera para lo que está previsto cumple su cometido y las personas se debaten en las redes y revolicos, como modernas farmacias, tan insufribles como las que cada jueves nos esclavizan en las colas… y ni eso?

📷 Cola en farmacia en Camagüey (Mario Ramírez) y blíster de Azitromicina (BioCubaFarma).

✅ Síguenos en Twitter (@LaHoradeCuba20), Instagram (lahoradecuba) y en nuestros canales de Telegram y Youtube (La Hora de Cuba).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *