¡CUIDADO, MÉXICO!

✍ Pedro Junco López

El medio centenar de personas convocadas para silenciar la manifestación de cubanos que protestan contra la visita de Díaz-Canel a México, es solo la punta del iceberg de lo que pudiera suceder en ese país si el pueblo y los poderes judicial y legislativo se duermen con los cantos de sirena de una supuesta “democracia comunista”.

Que civiles salgan a la calle a ofender, golpear y encarcelar a manifestantes pacíficos es una normalidad sórdida, pero real y comprensible en Cuba por sus más de seis décadas carentes de derechos. Pero que suceda en México resulta una aberración frente a la democracia de ese país. ¡Abran los ojos, hermanos de México, porque Andrés Manuel López Obrador (AMLO) no es José Mujica!

El actual presidente de México se ha prestado al juego macabro de disfrazar y tergiversar las evidencias del fallido régimen cubano, ¡quién sabe con cuáles intenciones! Para disimular su adherencia, en el discurso de bienvenida a Díaz-Canel hasta propuso el diálogo… Y sería bueno preguntarle a AMLO: ¿con quién el diálogo, si en Cuba todo el pueblo es comunista según la opinión oficial; si en Cuba no existen opositores, sino “grupúsculos de confundidos y delincuentes”?  

Pero en Cuba la verdad se ha evidenciado después del 11 de julio. Ahora no pueden negar al mundo que los cubanos exigen libertad. De allí el pensar que, seguramente en el claustro maléfico de sus conversaciones secretas, se trabaje una salida creíble para el mundo exterior y continuar de ese modo en el poder. Y la salida más propicia parece ser el falso diálogo que López Obrador propone y que el régimen cubano estará dispuesto a efectuar siempre que sean ellos quienes escojan a los contendientes. Se realizarían algunos cambios cosméticos, se aplacaría la contundente posición de repudio del mundo libre —ahora sumada la Unión Europea— y los barrigudos gobernantes cubanos se mantendrían en el poder otros “sesenta mil milenios”, como mal gorjea la canción.

Y este complejo panorama, despejado en parte para el sueño de libertad en Cuba con los miles que protestaron en el 11J, con los miles que lo han hecho durante décadas en la isla resistiendo represión, persecución y cárcel, con los cientos que lo hacen en el exilio frente a las embajadas cubanas, con la decena de personas dignas que lo hacen por estos días en México, es sólo una parte del peso que soportamos los cubanos por no haber abierto a tiempo los ojos. Cuidado, México, porque las dictaduras son un mal contagioso y el peor perjudicado es siempre el pueblo.

📷 Anamely Ramos en la protesta frente a la embajada de Cuba en México (Claudia Padrón Cueto)

✅ Síguenos en Twitter (@LaHoradeCuba20), Instagram (lahoradecuba) y en nuestros canales de Telegram y YouTube (La Hora de Cuba).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *