“HOMOSEXUAL, CONTRARREVOLUCIONARIO, MERCENARIO”: LAS PALABRAS MÁS COMUNES DEL RÉGIMEN PARA INTENTAR DESACREDITAR A LOS PRESOS POLÍTICOS

✍ y 📷 Yunier Gutiérrez

Manuel Santana Vega, activista y miembro del Movimiento Opositor por una Nueva República, se encuentra desde el pasado 10 de septiembre bajo reclusión domiciliaria en espera de juicio, luego de cumplir un año de privación de libertad en el centro penitenciario Valle Grande, en La Habana.

“Homosexual, contrarrevolucionario, mercenario eran las palabras más comunes de los guardias del penal para intentar desacreditar a los presos políticos», contó a este medio Santana Vega durante una visita a su vivienda en el poblado capitalino de Santiago de las Vegas.

Acusado de los supuestos delitos de «propagación de epidemia», «desobediencia» y «desacato», el opositor fue detenido de manera violenta el 7 de septiembre de 2020 en su domicilio, luego de manifestarse en contra del régimen comunista.

“Un grupo extrajudicial vestido de civil entró a la fuerza, rompieron la puerta” para detenerlo al tercer día de la protesta que llevó a cabo sin salir de su residencia, con consignas contestarias de «abajo los Castro» y «abajo Díaz-Canel» pintadas en la fachada.

Durante el ingreso a Valle Grande, el activista permaneció en par de ocasiones en una celda de castigo por 10 y 15 días respectivamente.

“En esos días no me pude ni bañar, no me dejaban tener un jabón, no me dejaban tener nada, y cada vez que realizaba necesidades fisiológicas, no podía limpiarme porque no tenía papel sanitario”, contó.

Cuando cumplió el primer castigo, decretado por las autoridades del penal tras declararse en huelga de hambre, Santana Vega denunció a través de llamadas telefónicas a sus familiares las violaciones a los derechos humanos de las que era víctima y testigo.

“Había personas que llevaban seis o doce meses con escabiosis (sarna) y lo único que ofrecían eran baños con hojas de guayaba (…) Estábamos en la prehistoria”, aseguró.

Una vez publicada por sus familiares la denuncia en redes sociales, Santana Vega fue castigado a dos meses sin el uso del teléfono y llevado por segunda ocasión a la celda de castigo.

“En ese tiempo vi todos los maltratos ocurridos ahí. Vi personas que estaban ‘plantadas’ que fallecieron tratados como perros”, recordó.

Durante la permanencia en el penal, las condiciones de salud de los reclusos se deterioró por «la ausencia de medicamentos y el incremento de casos positivos a la covid, donde sacaban a los presos en la madrugada para los hospitales o para el centro de aislamiento penitenciario del Cotorro”.

En septiembre de 2020, la organización no gubernamental Prisoners Defenders incluyó a Santana Vega en su lista de prisioneros de conciencia del régimen cubano, en la que permanecerá, según los especialistas de esta organización, mientras no termine el proceso judicial arbitrario en su contra.

✅ Síguenos en Twitter (@LaHoradeCuba20), Instagram (lahoradecuba) y en nuestros canales de Telegram y YouTube (La Hora de Cuba).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *