UN DÍA PARA PONER FIN A LA IMPUNIDAD EN LOS CRÍMENES CONTRA PERIODISTAS

✍ Mario Ramírez

Hoy se celebra en todo el mundo el día para poner fin a la impunidad en los crímenes contra periodistas, algo que la Organización de Naciones Unidas (ONU) estima como «uno de los temas más apremiantes para garantizar la libertad de expresión y el acceso a la información para cada ciudadano».

El hecho es que la firma de la resolución A/RES/68/163 de la Asamblea General de la ONU en 2013, se debió al peligroso crecimiento de casos de periodistas víctimas de agresiones por ejercer su trabajo, y particularmente al asesinato de dos periodistas franceses ese año en Malí.

Según las estadísticas de la UNESCO —todavía por añadir las de este año—, entre 2006 y 2020 se contabilizan más de 1 200 periodistas que perdieron la vida como consecuencia de sus investigaciones, y en uno de cada diez casos los victimarios salieron impunes. Por no hablar, desde luego, de los centenares de miles de agresiones registradas contra las personas de los medios en la últimas décadas, en las que el acceso a la información y la propia existencia de los recursos para suministrar noticias se han multiplicado.

La violencia en línea, por ejemplo, es uno de los ataques modernos que con más frecuencia tienen lugar contra los comunicadores, siendo el sector femenino el principal afectado. Sucesos que por lo general quedan sin investigar, y que, como considera la ONU, «tienen un efecto paralizador en la sociedad (…) al encubrir graves abusos de los derechos humanos, corrupción y otros crímenes».

LA IMPUNIDAD EN CUBA

No hay ni que decir que esta situación se agrava cuando se trata de regímenes en los que escasea la libertad de expresión o de prensa, como China, Kazajastán, Rusia o Turquía, o más cerca, en la archiconocida triada del terror que conforman Nicaragua, Venezuela y Cuba.

Un informe del pasado mes de la Sociedad Interamericana de Prensa ubica a estos tres países en los últimos escaños de la región, en un ránking que mide las libertades de prensa y expresión según el Índice Chapultepec. Al decir del informe, en estas naciones la tendencia se mantiene hacia el aumento de «las detenciones, persecuciones judiciales y violencia contra la prensa».

En Cuba, país que nos interesa sobre el resto por razones obvias, la impunidad campea a sus anchas. El poder totalitario monopoliza a los demás poderes, y tanto en lo judicial como en lo legislativo, los periodistas y toda aquella persona con opiniones divergentes a la ideología imperante, son acusados, agredidos y condenados con recursos tan mezquinos como el asesinato de la reputación, el descrédito, la difamación y la cárcel sin enjuiciamiento ni justificación legal.

Para colmo, durante las protestas del 11 de julio, el poder ejecutivo «ordenó» la violencia contra manifestantes pacíficos y periodistas independientes que intentaron cubrir los históricos acontecimientos.

De esta manera sufrieron detenciones arbitrarias asociadas a las manifestaciones antigubernamentales los periodistas independientes Henry Constantin, Neife Rigau, Iris Mariño, Orelvis Cabrera, Alberto Corzo, Rolando Rodríguez Lobaina, Niober García Fournier, Maykel González Vivero, Camila Acosta, Félix Navarro y Pedro Luis Hernández. A los que habría que sumar los casos de Mary Karla Ares, en prisión domiciliaria desde hace más de cinco meses; Esteban Rodríguez, encarcelado sin juicio y Lázaro Yuri Valle Roca, en prisión tras un proceso amañado por la dictadura.

En todos los casos, las fiscalías y tribunales correspondientes rechazaron procedimientos de habeas corpus y se plegaron al discurso represivo del régimen, lo que convierte a la isla en un estado con total impunidad ante los crímenes contra periodistas molestos al sistema, pues es el propio sistema el mayor victimario de los periodistas.

ACCIONES EN 2021

Este año, la conmemoración del día «destacará el papel fundamental de los servicios de fiscalía en la investigación y el enjuiciamiento no solo por los homicidios sino también por las amenazas de violencia contra los periodistas», informa un comunicado de la ONU.

El evento principal (con participación en formato híbrido) será una mesa de alto nivel en el Instituto Internacional de Justicia Penal y Derechos Humanos de Siracusa, Italia, el 3 de noviembre. Organizada por Ossigeno per l’informazione y apoyada por la UNESCO, la conversación involucrará a fiscales y periodistas que abordarán aspectos «sobre las medidas de prevención y protección para abordar la seguridad de los periodistas».

La reafirmación de la resolución conmemorada es de vital importancia para la prensa mundial, pues insta a los estados miembros «a que tomen medidas concretas para prevenir las agresiones contra los periodistas, asegurar que los responsables sean llevados ante la justicia y garantizar el derecho de las víctimas a las reparaciones». De igual manera, aboga por garantizar un ambiente propicio y seguro «en el que los periodistas puedan realizar su labor de manera independiente y sin interferencias».

📷 Imágenes de archivo de La Hora de Cuba. Arrestos violentos el 11 de julio de los periodistas Henry Constantin (izquierda, Neife Rigau) e Iris Mariño (derecha, fuente protegida por anonimato).

✅ Síguenos en Twitter (@LaHoradeCuba20), Instagram (lahoradecuba) y en nuestros canales de Telegram y YouTube (La Hora de Cuba).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *