REGULADOS POR DISENTIR


 
✍ Yunier Gutiérrez
 
En la noche del 16 de noviembre de 2019, la villa de San Cristóbal de La Habana celebraba sus 500 años entre pirotecnia y algarabía, mientras el periodista independiente Mario Ramírez aguardaba en el salón de la Terminal 3 del Aeropuerto Internacional José Martí para tomar un vuelo de conexión con destino a la capital de España.
 
Minutos antes, la aerolínea Iberia había confirmado su boleto y se hacía responsable de su equipaje. Ahora, esperaba su turno frente a la línea amarilla, para ser atendido por un oficial de Inmigración.
 
Frente a la cabina, el periodista entregó su documento y boleto en espera de la autorización de salida del país.
 
—Por favor, retírese unos pasos atrás —dijo el funcionario, mientras alzaba su mano derecha al supervisor de turno, en señal de que necesitaba su presencia en cabina.
 
Luego de consultas y verificaciones por ambos frente al monitor del sistema de migración y extranjería, Mario fue trasladado a una pequeña oficina donde le informaron que no podía salir del país.
 
—Estás regulado —dijo el supervisor.
 
Dos años después, Mario continúa con la prohibición de viajar al exterior, sin contar en su aval con motivo legal alguno que le impida salir temporal o definitivamente de la isla.
 
¿Su delito? Disentir del régimen cubano.
 


 
Pero Mario no es el único con prohibición de salida del país por su trabajo en la sociedad civil.

Recientemente se conoció el caso de la periodista independiente Claudia Montero y su pareja sentimental, el activista Fabio Corchado, ambos citados el pasado 3 de diciembre a una estación policial del municipio de Plaza, en La Habana, donde se les notificó la prohibición de salida del territorio nacional.

En la actualidad, existen más de doscientos cubanos con la negativa de viaje al exterior por motivos de un supuesto “interés público”, por parte de las autoridades del régimen.
 
Según la lista de regulados ofrecida por el Instituto Patmos, organización encargada de registrar estas violaciones desde julio de 2018, en la actualidad cerca de 219 personas aún permanecen con restricciones de vuelo, antes de que ocurriesen las manifestaciones del pasado 11 de julio en Cuba.
 
Entre los enumerados figuran activistas, periodistas, líderes religiosos, artistas y otros, todos miembros de la sociedad civil cubana y residentes en el país, con negativa de salida del territorio nacional.

Las provincias de La Habana, 82; Villa Clara, 23; y Santiago de Cuba, con 21 casos, se encuentran entre las demarcaciones con mayor número de sancionados por dicha medida migratoria.
 
La lista se completa con las provincias de Pinar del Río (12), Artemisa (4), Mayabeque (2), Matanzas (15), Cienfuegos (4) y Sancti Spíritus (4). Por otra parte, los territorios de Ciego de Avila (5), Camagüey (11), Las Tunas (3), Holguín (8), Granma (5), Guantánamo (11) y el municipio especial Isla de la Juventud (9), también contabilizan casos asociados a esta medida, que viola el artículo 13.2 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, acuerdo suscrito en 1948 y que cuenta con la aprobación de Cuba: “Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso el propio, y a regresar a su país”.

En dicha lista, destaca el nombre de la activista Sissi Abascal Zamora, de 24 años de edad y residente en la provincia de Matanzas, como la regulada más joven. Mientras, el líder religioso cienfueguero Mario Jorge Travieso Medina, de 67 años de edad, del ministerio apostólico “Viento Recio”, en la provincia Las Tunas, es el miembro de la sociedad civil de mayor edad con negativa de salida del país.

Por género, la cifra en los hombres alcanza los 130, para un 59.36 %, mientras que las mujeres suman 89, y representan el 40.64% del total de los relacionados en el listado. Los nombres de los líderes opositores José Díaz Silva y Berta Soler, los periodistas Yoel (Yoe) Suárez y Henry Constantin, las artistas Sol Basulto e Iris Mariño, y el matrimonio religioso de los pastores Ramón Rigal y Ayda Expósito, figuran en la lista.

Así mismo, en el período de limitaciones de vuelos relacionado a la covid-19, la lista ingresó los casos de los pastores Sandy Cancino Pérez, Mario Jorge Travieso Medina y Alain Toledano Valiente, como confirmó a este medio Mario Félix Lleonart Barroso, presidente del Instituto Patmos.


Otra clase de regulados es la que integran los líderes políticos José Daniel Ferrer y Félix Navarro, y el artista contestatario Luis Manuel Otero Alcántara, quienes cumplen sanciones en centros penitenciarios de la isla, tras las manifestaciones del 11J.

La Ley de Migración cubana prohíbe viajar a personas sujetas a procesos penales, sin la previa autorización de un tribunal, por lo que sus casos son equivalentes a la «normal» regulación contra disidentes en Cuba.

La lista de Patmos no incluye a todas las personas con prohibición de salida del país, solo a aquellos que mantienen un comportamiento cívico, incómodo para el régimen cubano, pues es sabido que, entre otros, profesionales de la salud, la ciencia, la educación, el derecho y otras áreas son incapacitados de viajar fuera de la isla.

Por otra parte, las autoridades mantienen regulados a miembros del Ministerio del Interior, las Fuerzas Armadas Revolucionaria y del Ministerio de Salud Pública.

Además, atletas del Instituto de Deporte y Recreación y trabajadores vinculados a las sedes de los gobiernos y partidos en los territorios, entre otros, también presentan prohibiciones de viaje al exterior.

Todo lo anterior es amparado por una supuesta protección a informaciones oficiales que atenten contra la seguridad nacional, y para «proteger la fuerza de trabajo calificada para el desarrollo del país».


Las formas de saber si eres un regulado van desde enterarte cuando pretendes realizar algún trámite de renovación o prórroga del pasaporte, en alguna de las oficinas pertenecientes al Ministerio del Interior (MININT), hasta ser notificado cuando presentas tu pasaporte en el control fronterizo, como ocurrió con Mario.
 
En marzo del presente año, el escritor Ariel Maceo se presentó a una oficina de trámite para prorrogar su pasaporte, en la capital.
 
“Ese día me iniciaron el proceso normal, pero como a la media hora de que supuestamente me lo estuvieran haciendo, me dijeron que no, que no podía hacer ningún trámite porque estaba regulado”, expresó a este medio Maceo.
 
Posterior a esta ocasión, el escritor ha asistido en par de oportunidades a verificar su estado migratorio, y nos cuenta que, a diferencia de la primera estancia, ya aparece como regulado en el sistema.
 
“Esto que está sucediendo es una violación flagrante a mis derechos humanos. Yo no soy un delincuente, no he quebrantado la ley, no tengo antecedentes penales. El régimen me tiene prisionero dentro de Cuba por mis ideas políticas, no por otra cosa”, expresó Maceo en su perfil en Facebook.


 
Durante el 2019, fueron notificadas con la misma medida las periodistas Luz Escobar y Camila Acosta, antes de abordar un vuelo en el Aeropuerto Internacional de La Habana, invitadas a participar en talleres de arte y periodismo, y un viaje de estudio, respectivamente.
 
El 10 de diciembre de 2019, como parte de la celebración por el día mundial de los Derechos Humanos, un grupo de regulados convocó una protesta pacífica frente a la Terminal 3 del Aeropuerto Internacional de La Habana, con el fin de defender el derecho que tiene todo ciudadano a la libertad de movimiento.
 
En febrero de 2020, el periodista Yoe Suárez recibió una citación en la que un oficial del MININT le informó que, “por orden de la jefatura”, no podía salir del país por tiempo indefinido.

En estos momentos, las autoridades migratorias no disponen de una herramienta legal que comunique qué tiempo pueda prolongarse dicha prohibición.
 


 
Como era de esperar, los regulados por el régimen cubano incrementaron tras las detenciones de las manifestaciones del pasado 11 de julio en Cuba.

La cifra en estos momentos es incierta, pero según la propia Ley de Migración cubana en las apartados a) y b), se prohíbe la salida del territorio nacional a toda persona “sujeta a proceso penal, siempre que haya sido dispuesto por las autoridades correspondientes” y estar “pendiente al cumplimiento de una sanción penal o medida de seguridad”.

Tal es el caso del sacerdote camagüeyano Castor Álvarez Devesa, quien fue golpeado y detenido durante las protestas antigubernamentales del 11J. “Cuando me soltaron al estar detenido por las manifestaciones, me comunicaron que tenía medida cautelar de reclusión domiciliar y que tenía prohibido salir del país”, expresó a La Hora de Cuba.

Cubalex, consultora jurídica encargada de monitorear la represión a partir de las protestas, ha registrado hasta la fecha más de un millar de arrestos, con cientos de manifestantes que aún permanecen detenidos, cumpliendo sanción o a la espera del desenlace de sus procesos penales, por lo que en la actualidad la cantidad de cubanos que tiene prohibido salir del país permanece en la incertidumbre y dispara las alarmas sobre un estado totalitario que utiliza a sus ciudadanos como rehenes.

✅ Síguenos en Twitter (@LaHoradeCuba20), Instagram (lahoradecuba) y en nuestros canales de Telegram y YouTube (La Hora de Cuba).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *