SIGUE EN CUBA LA LLUVIA DE HOMICIDIOS A MUJERES

✍️ Henry Constantin Ferreiro
📷 En la foto, la víctima (Facebook/Ada Carmenates)

No termina la primera semana del 2022, y otro hombre mata a su mujer, en Cuba. Esta vez la víctima fue Misladis Carmenates Hidalgo, mujer de unos 43 años y que fue asesinada por su pareja en el reparto Albaisa, de las afueras de la ciudad de Camagüey, la mañana del jueves 6 de enero. Once puñaladas, además del degollamiento, le hizo el homicida a la mujer, antes de escapar. Aún se desconocen las causas directas del crimen, aunque un familiar de la víctima refirió a La Hora de Cuba, bajo anonimato, que había alto consumo de alcohol.

Hasta ahora solo ha trascendido que el homicida es conocido como Manduco, unos diez años menor que la víctima, de apellido Oropesa y con vivienda en una finca cercana al caserío de Belén, en el municipio Najasa. Tras el crimen, perpetrado en Albaisa —donde vivía la víctima— Manduco viajó unos 70 kilómetros hasta la finca familiar, y el mismo día retornó al poblado de Cuatro Caminos, cabecera municipal de Najasa, para entregarse en la unidad de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de ese territorio del sur camagüeyano. Según confirmó vía telefónica a La Hora de Cuba un agente de guardia en esa dependencia policial, fue trasladado poco después a otra unidad, en la ciudad de Camagüey.

El entierro de Misladis Carmenates tuvo lugar hoy en Cuatro Caminos, Najasa, por ser ella originaria también de ese municipio, en donde vive gran parte de su familia. Deja tres hijos huérfanos de madre —uno de ellos menor de edad— fruto de relaciones anteriores. El crimen fue también el cierre de una turbulenta relación de encuentros y desencuentros, agravada —según refieren familiares de la víctima que prefieren mantener el anonimato— por frecuentes peleas y exagerado consumo de alcohol.

Najasa ha sido estremecido por al menos tres crímenes ejecutados por hombres contra mujeres con las que tenían vínculos “afectivos”, solo en los últimos cuatro meses. En octubre pasado, Zaily Téllez y su hija fueron asesinadas a cuchilladas por el propietario del apartamento en el que vivían, sin que hasta el momento se hayan divulgado oficialmente las causas de este doble crimen que conmocionó al pueblo najasense, y que fuentes de nuestro medio atribuyen a problemas económicas mezclados con pasionales.

Una fuente anónima de La Hora de Cuba refiere que no son raros ni secretos los eventos de violencia cotidiana contra mujeres por parte de sus parejas, en ese municipio, en medio de la inacción de las autoridades, la falta de denuncia por parte de las víctimas y una total ausencia de herramientas legales efectivas para la protección de las mujeres en peligro.

Aunque un agente de la Policía Nacional Revolucionaria en Camagüey refirió a La Hora de Cuba, meses atrás y bajo condición de anonimato, que la mayor parte de los hombres detenidos en calabozos de su unidad policial lo son tras ser denunciados por el delito de amenazas, por sus parejas o exparejas, es un hecho que la detención provisional solo ocurre cuando hay una denuncia previa, y que no suele proteger de una agresión mayor, a largo plazo, a la víctima.

EL ESTADO CUBANO, MUDO ANTE LOS CRÍMENES CONTRA LAS MUJERES

Las autoridades policiales cubanas, la gubernamental Federación de Mujeres Cubanas (FMC), y la prensa estatal, evitan rigurosamente publicar información sobre hechos de violencia contra las mujeres, que solo son revelados por la prensa independiente, las ONG o usuarios de Facebook. Solo el año pasado, estas mismas fuentes contabilizaron 30 asesinatos de mujeres por sus parejas o exparejas, contra 28 en el 2020.

La mencionada FMC anunció en marzo de 2021 en una conferencia de prensa, que crearía un Observatorio de Género, como parte de un publicitado Programa Nacional para el Adelanto a las Mujeres. Según el reporte de la agencia EFE, presente en la conferencia, el observatorio “incluirá los registros actualizados de los feminicidios y otras expresiones de violencia machista”. La Hora de Cuba, en llamada telefónica a la oficina nacional de la Federación (como se conoce coloquialmente a la FMC) en La Habana, le preguntó por las estadísticas de feminicidios a Mayra Díaz —que se presentó como “la que atiende la tarea del Programa Nacional para el Adelanto de las Mujeres”. La funcionaria aseguró a varias preguntas de nuestro medio que “(en la FMC) no manejamos esas estadísticas, no usamos la palabra feminicidio, no tenemos esos números” y que el Observatorio de Género anunciado hace ya diez meses frente a periodistas extranjeros aún no está listo, ni ella sabe en qué fecha puede estarlo.

Mientras, la página oficial en Facebook de la FMC comparte una tras otra noticias politizadas favorables al gobierno cubano, sin reseñar la información de este nuevo crimen contra una mujer. Y en el pequeño cementerio de Cuatro Caminos, Misladis Carmenates, que reposa ahora en la bóveda de la familia Rodríguez-Carmenates, idos ya los familiares y amistades tristes que acompañaron su entierro, se ha quedado sola, otra vez. Sola ante la violencia, como muchas otras mujeres en Cuba hoy que, todavía, están vivas.

✅ Síguenos en Twitter (@LaHoradeCuba20), Instagram (lahoradecuba) y en nuestros canales de Telegram y YouTube (La Hora de Cuba).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *