UNA SEMANA DE LA CULTURA CON DEMASIADOS PROBLEMAS

✍ y 📷 Inalkis Rodríguez

Por estos días transcurrió la Semana de la Cultura en Camagüey, que comenzó el 2 de febrero con la conmemoración del 508 aniversario de la ciudad. Como en años anteriores a la pandemia de la covid-19 (de la que aún no salimos) el régimen invirtió numerosos recursos en festividades y eventos culturales, mientras quedaron en el olvido los problemas que trascienden más allá de una semana.

Por ejemplo, los vagabundos o mendigos siguen llevando una vida totalmente deplorable sin que esto sea preocupación para los que mal gobiernan la ciudad. Cada día son más los que deambulan por diferentes calles de la urbe, teniendo como refugio los portales de tiendas, bancos o simplemente el techo de la noche fría y el sereno.

También se mantiene el abandono animal en las calles principeñas, los perros han sido y siguen siendo objeto de maltratos sin que se haga nada al respecto por parte de las autoridades.

Por otra parte, cada día escasean más los medicamentos, las farmacias están desabastecidas y esto trae como consecuencia que las enfermedades no se puedan tratar y aumenten o empeoren los casos. Conseguir el medicamento más simple, como puede ser una aspirina, es casi imposible de hacerlo por la vía estatal.

Y claro está que la ciudad celebra su aniversario con sus ya habituales colas. Para comprar cualquier producto, ya sea de urgencia o no, es obligatorio hacer su respectiva cola.

La represión y vigilancia policial no han estado tampoco ausentes, principalmente impulsadas por la celebración de juicios a manifestantes del 11 de julio en Camagüey o incluso con la detención de periodistas independientes, como ocurrió con dos integrantes de nuestro medio el pasado miércoles.

La contaminación de los ríos es otro punto que «celebra» el aniversario de la ciudad. Como cada año, los ríos sucios se suman al festejo y hasta reciben más basuras después de terminadas las fiestas.

Sería bueno dedicar una próxima Semana de la Cultura camagüeyana a instruir a los personas en el respeto a los animales, en la conservación del medio ambiente, en la tolerancia al pensamiento diferente, en la solidaridad con el desvalido, etc., o en exigirle al estado su responsabilidad en estos problemas que manchan cualquier celebración. Solo así podremos festejar en paz.

✅ Síguenos en Twitter (@LaHoradeCuba20), Instagram (lahoradecuba) y en nuestros canales de Telegram y YouTube (La Hora de Cuba).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *