¿CUÁNDO NOS CANSAREMOS DE ESTE OPROBIO?

✍ y 📷 Pedro Armando Junco

El momento de abrir los ojos por la mañana es el perfecto catalizador de nuestro espíritu. Es allí cuando cambiamos el canal de los sueños nocturnos por la realidad del enfrentamiento a un nuevo día.

Todavía en la cama, gracias a la magia de nuestra masa encefálica, aparecen los objetivos del día paralelamente a los estereotipos dinámicos del aseo y el desayuno.

No sé si al resto de los cubanos de esta isla les sucede lo mismo, porque lo que es a mí, desde hace mucho preferiría seguir durmiendo.

Se nos va el día en luchar por la supervivencia, en la migaja de alimentos que, como prisioneros de una cárcel muy grande, la miseria nos obliga a buscar en el ir y venir sin objetivo fijo y sin rumbo propio.

Pero Cuba no solo se detiene: se enmugrece, se infecta de cuantas pandemias aparecen en el mundo debido a la desidia de un régimen a quien solo interesa mantenerse en el poder. Y para colmo, no ofrece ni la alternativa de los medicamentos.

Cuba es un churrero. Dan asco sus calles. Mi amada Camagüey, antaño una de las ciudades más salubres y limpias del país, no tiene suficientes contenedores de basura. La legendaria princesita Tínima, de haberse echado esta vez al río que hoy lleva su nombre, no habría muerto ahogada, sino asfixiada entre la podredumbre de sus aguas.

Mi pregunta es: ¿hasta cuándo los que dicen gobernar este país se negarán a escucharnos? ¿hasta cuándo la intelectualidad de Cuba guardara silencio? ¿cuándo el pueblo de Cuba, en masa, se cansará de este oprobio?

✅ Síguenos en Twitter (@LaHoradeCuba20), Instagram (lahoradecuba) y en nuestros canales de Telegram y YouTube (La Hora de Cuba).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *